OMS: causas de muerte en el mundo

Cuestionar los dictados del Poder es obligatorio. La Organización Mundial de la Salud (OMS) debe, eso quiero pensar, funcionar alejada de intereses mezquinos (globalización) y de prioridades nacionales. El Último informe de la OMS sobre las 10 principales causas de defunción en el mundo, actualizado en enero de 2017, ofrece los datos de 2015. De acuerdo con la Organización, más de la mitad (54%) de los 56.4 millones de fallecimientos registrados ese año fueron consecuencia de las diez enfermedades que posteriormente enumerar.

No es responsabilidad de la OMS el número de decesos no registrados. Ignoro cuántos sean, pero no dudo que en países pobres y en las regiones más depauperadas no todas las muertes se informen. A los sin (sintecho, sin futuro, sinnombre) poco o nada les interesa formar parte de los registros de la globalización. Recuerdo que, en 2002, las autoridades en salud de Chiapas atribuyeron la muerte de veintitantos bebés en Comitán a un exceso de nacimientos. El absurdo diagnostico de las autoridades en salud en ese año continua y se reproduce en países pobres todos los días y en muchos idiomas. ¿Como los clasifica la OMS si las autoridades son capaces de emitir diagnósticos entre estúpidos y muy estúpidos?; ¿qué sabe la OMS de los bebés y niños pequeños que mueren por infecciones o desnutrición en nuestros pobres médicos y en incontables naciones latinoamericanas o africanas? A los deudos poco les interesa informar porque nada aprecian la opinion y menos las estadísticas de los dueños del Poder.

Apenas llego al informe de la OMS. Podrá no llegar. Son demasiadas las diatribas que debería comentar antes de reflexionar en las cifras. Enlisto las principales causas de defunción en el mundo:

1. Cardiopatía isquémica. Fallecieron 8.7 millones.

2. Accidente cerebrovascular. Murieron 6.3 millones.

3. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Murieron 3.2 millones.

4. Infecciones de vías respiratorias. Murieron 3.2 millones.

5. Cánceres de pulmón, tráquea y bronquios. Perecieron 1.7 millones.

6. Diabetes mellitus. Murieron 1.6 millones.

7. Alzheimer y otras demencias. Perdieron la vida 1.5 millones.

8. Enfermedades diarreicas. Murieron 1.4 millones.

9. Tuberculosis. Fallecieron 1.4 millones.

10. Accidentes de tránsito. Murieron 1.3 millones.

Para interpretar los datos previos es necesario dividirlos de acuerdo a los ingresos de las naciones. En países con ingresos bajos, en la lista de las 10 principales causas de defunción en 2015 sobresalen problemas infecciosos (5): Infecciones respiratorias, diarreas, VIH/sida, tuberculosis. Las cinco restantes son cardiopatía isquémica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, prematuridad, asfixia al nacer, accidentes de tránsito (el listado previo no es en orden decreciente).

En los países con ingresos altos, en orden decreciente, las 10 causas principales de defunción fueron: Cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular, Alzheimer y otras demencias, cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, infecciones de vías respiratorias, cánceres de colon y recto, enfermedad renal crónica, cáncer de mama.

El listado inicial y el desglose de las muertes de acuerdo a los ingresos económicos de las naciones es un retrato fidedigno de la realidad. Agrego, para entender mejor lo que sucede en nuestro mundo globalizado, la esperanza de vida. En Europa la esperanza de vida ronda los 80 años, en América del Norte 77, en Latinoamérica 71 y en África es de 49 años. En Japón, Suiza y Singapur la esperanza de vida es de 83 años. En siete países africanos es igual o menor de 50 años.

La lectura de los datos previos siembra desasosiego, cuestiona el término progreso e invita a cavilar. Desasosiego: en los países pobres las infecciones, (casi) siempre tratables o prevenibles, a diferencia de lo que sucede en las naciones ricas, son causa frecuente de fallecimientos. Progreso: la colonización y el expolio sin fin de los europeos en las naciones africanas dejo heridas incurables; la diferencia en la esperanza de vida entre el continente africano y el Primer Mundo es, en muchos casos, mayor de 30 años. Reflexión: las drogas ilegales no forman parte de las principales causas de fallecimientos; el tabaco y el alcohol sí­: cardiopatías, enfermedades pulmonares, accidentes; la OMS debería abrir una reflexión con respecto al número de muertes causadas por el narcotráfico y del número de decesos en poblaciones desplazadas, migrantes o refugiados.

Los datos de la OMS deben ser reales. Sus números apabullan y mortifican. En 2017, no en 1960 o poco después, esas cifras sepultan esperanzas: el mundo está enfermo.

Notas insomnes. La falta de distribución del conocimiento merma su utilidad. Cuestionar las razones del desequilibrio es imperativo.

Fuente: OMS: causas de muerte en el mundo