Empeoran cifras dopados criollos en ligas menores

SANTO DOMINGO. El positivo en la prueba de dopaje de Starling Marte que no para de hacer ruido encaja en la categoría del que tuvo Ervin Santana en 2015, recién firmado un acuerdo de US$55 millones con los Mellizos. Ambos jugadores estaban bajo largos contratos garantizados, sin la excusa de “jugárselas” para asegurarse el futuro detrás de un pacto.

Desde la Dominican Summer League (DSL) o Liga de Verano Dominicana, el circuito más amplio de las divisiones de desarrollo con 42 equipos en 2016, los números que llegan revelan un retroceso en el control de un problema que parecía dominado.

El año pasado hubo un total de 24 casos positivos en la DSL de los cuales 21 fueron de jugadores dominicanos. Esto representó que el 24% de los casos positivos en las ligas menores llegaron desde la República Dominicana.

Pero Major League Baseball (MLB) no ha cerrado el balance, puesto que de los 25 fallos que han sido anunciados en lo que va de 2017 hay cinco que corresponden a la DSL que cerró su torneo en septiembre pasado, todos dominicanos, por lo que el balance llega a 26 criollos.

Es un total y porcentaje que está lejos de los 40 quisqueyanos que fallaron a las muestras de laboratorios en 2007 y que representaron el 58% del total de 68 que hubo en todo el sistema, de acuerdo a la base de datos de la MLB.

Sin embargo, hace menos de un lustro que las cifras estaban por el suelo. En 2011, Orlando Díaz, presidente de la DSL, celebraba la bajada considerable de los casos con relación a 2010 al pasar de 35 a 13, lejos del récord histórico de 43 que se produjo en 2008.

En 2013 en los 17 circuitos de la Minor League Baseball vinculados a la MLB hubo 60 casos positivos y en 2004 subió a 63.

Pero en 2015 la cifra casi se dobla y trepó a los 105, de los cuales 17 fueron en la DSL.

La sustancia que encabeza el repunte de estos últimos dos años es el stanozolol, una de las que terminaron con la carrera de Jenrry Mejía a los 26 años y la que destrozó la imagen del primer latino con 500 jonrones y 3,000 hits, Rafael Palmeiro.

En 2014 hubo ocho casos de stanozolol, pero en 2015 subió a 18 y para 2016 llegó a 27. Los criollos fueron responsables de 11 de los positivos de esta sustancia en 2015 y de 21 en 2016.

Desde que el velocista canadiense Ben Johnson ganó los 100 metros en los Juegos Olímpicos de Seúl en 1998 por delante del legendario Carl Lewis, y luego fue suspendido al descubrirse que se dopó con stanozolol, este derivado de la hidrotestosterona, entre los atletas, dejó de ser exclusivo para los fisiculturistas, gracias a que tiene un componente que aumenta la masa muscular y reduce la masa grasa.

El doctor Milton Pinedo, presidente de la Federación Dominicana de Medicina del Deporte, explicó en una entrevista con DL en septiembre que un elemento influyente para el alto uso de esta sustancia en el país por los peloteros es el fácil acceso en farmacias, ya que no se cumple con la regulación que establece el Ministerio de Salud Pública, que exige recetas para ser despachado.

Fuente: Empeoran cifras dopados criollos en ligas menores