Cartas de los lectores

Que le paguen a Bengoa

Señor director:
El economista Vicente Bengoa fue llamado a la Procuraduría General de la República a deponer sobre los contratos con la dichosa y dañosa compañía Odebrecht, tan querida por los peledeístas.

Pero el exministro de Hacienda ha hecho la precisión de que no fue sometido a interrogatorio, sino que fue convocado para ofrecer explicaciones técnicas, basadas en sus conocimientos profesionales y su experiencia en asuntos de procedimientos y administración financiera.

Los demás legisladores y exlegisladores y empresarios sospechosos de relación con la firma brasileña de construcción, pródiga en sobornos y retorcimientos de procedimientos, han sido interrogados, que no es lo mismo que entrevistados ni consultados. Pero Bengoa no. Bengoa fue llamado en su calidad de experto.

“Venga aquí, porque usted tiene mucha experiencia de muchos años en la administración pública, sobre todo en la Secretaría que hoy es Ministerio de Hacienda”, le habría dicho el vocero del Ministerio Público, según dijo a la prensa Bengoa, además de ratificar que “conversamos sobre elementos de carácter técnico, pues siempre se me dijo que no era un interrogatorio.

A mí no me estaban interrogando. Yo les estaba explicando algunos elementos técnicos”.

Esto deja dicho entonces que al final del encuentro el Procurador u otro funcionario de la Procuraduría, le habrá sugerido al licenciado Bengoa enviar una factura para el cobro de sus honorarios, pues de lo contrario sería un abuso de poder invitarlo a trabajar siete -posiblemente su más larga jornada laboral de por vida- sin ofrecerle los correspondientes emolumentos.

Que le paguen la consulta técnica a Bengoa. No es que él lo necesite, pero si lo pusieron a trabajar…

Atentamente,
Rafael Peralta Romero

El odio presente aquí

Señor director:
Lo horrible en nuestro país no es la violencia que impera, la criminalidad que acecha, ni las diversas modalidades delincuenciales de factura nueva que han hecho acto de presencia en el cuerpo social dominicano. Lo peor es el odio en la conciencia de amplios grupos sociales.

En el cerebro de muchos dominicanos y dominicanas está presente el odio como divisa; predomina como distintivo, algo así como un símbolo. Está pegado, es un logotipo mental.

Atentamente,
Ramón Antonio Veras

The post Cartas de los lectores appeared first on El Nacional.

Fuente: Cartas de los lectores